Un vistazo a la Unidad, como se llama el menú principal de Drive, muestra por qué el programa de Google es uno de los mejores servicios en la nube para almacenar, gestionar y editar archivos y documentos de todo tipo: con un solo clic, puedes cargar o descargar datos y acceder a sus populares servicios de la suite de Office (Docs, Forms, Spreadsheets, Drawings, Presentations, Sites y My Maps) y enlazar a cientos de aplicaciones de terceros. Google Drive sincroniza automáticamente los datos almacenados en todos los dispositivos que utilizas para acceder a la nube. Para este propósito, las aplicaciones para Windows, macOS, iOS y Android están disponibles para su descarga gratuita si no se desea utilizar la aplicación web.
El almacenamiento en la nube o ‘cloud storage’ en inglés es, grosso modo, el servicio que permite almacenar y administrar datos en servidores de terceros a través de internet. La nube, en este caso, es una metáfora que se utiliza para referirse al lugar donde se guardan los datos, es decir, los grandes centros de procesamiento que los usuarios y empresas alquilan, comprar o contratan, para almacenar en ellos la información que necesitan.
Las ventajas del almacenamiento seguro en línea hacen que estos servicios sean atractivos tanto para los usuarios privados como para las empresas. Al alquilar espacio de almacenamiento adicional para archivos y documentos de todo tipo, se alivia a los discos duros locales y se garantiza al mismo tiempo que los PC de trabajo o de uso doméstico, smartphones, etc., tengan suficiente espacio para el sistema operativo y los programas. Además, en un almacén en la nube los archivos están disponibles en Internet en cualquier momento y lugar (y en cualquier dispositivo), al contrario que los que se salvaguardan localmente. Descubre qué es lo más importante a la hora de elegir el servicio adecuado y qué proveedores ofrecen el mejor paquete de cloud computing en nuestra comparativa de servicios en la nube.
Existe dificultad para definir con términos claros la arquitectura del almacenamiento en nube, pero es claramente análogo al concepto de almacenamiento de objetos. Servicios de almacenamiento en nube provistos por Amazon S3, productos de almacenamiento en nube de EMC Atmos y proyectos de investigación de almacenamiento como Oceanstore2​ son ejemplos claros y ofrecen pautas acerca del almacenamiento de objetos.
En el caso de Mega, por ejemplo, por estos 9.99 euros al mes podemos aumentar nuestro espacio de almacenamiento hasta 1 TB. Este precio es el mismo que nos ofrece Google Drive y Dropbox, que, por lo mismo, tendremos 1 TB de espacio en su nube. En el caso de Google Drive es posible incluso ahorrarnos 20 euros al año si pagamos anualmente en vez de mensualmente.
Lo mismo que con los emails está ocurriendo con el almacenamiento en la Nube. Las personas están usando aplicaciones que mantienen copias de los archivos en sus dispositivos u ordenadores, parece que no se fían aún demasiado de la Nube. Este comportamiento es similar al de antes, no querían dejar el email en la bandeja de entrada vaya a ser que desapareciera.
Los lagos de datos creados en el almacenamiento de objetos mantienen la información de forma nativa e incluyen metadatos ricos que permiten la extracción selectiva y su uso para el análisis. Los lagos de datos basados en la nube se asientan en el centro de todos los tipos de almacenamiento, procesamiento, big data y motores de análisis, como Amazon Redshift, Amazon RDS, Amazon EMR y Amazon DynamoDB para ayudarle a lograr su próximo proyecto en menos tiempo y con mayor relevancia.
Los dispositivos de almacenamiento físicos como los discos duros, los pendrive o las tarjetas de memoria están quedando relegados a otro plano. Cuando se ve a alguien utilizando un pendrive produce el mismo efecto que si nos dan un número de fax. Los dispositivos físicos seguirán vendiéndose porque tienen su utilidad y además son muy económicos pero van perdiendo peso ante el amplio uso y proliferación del almacenamiento en Cloud. En la empresa es donde el cambio es más dramático, la empresa quiere que se pueda acceder a los documentos desde cualquier lugar, no tener limitaciones de espacio, liberarse del mantenimiento de dispositivos físicos y guardar los archivos en un almacenamiento externo que proporcione una mayor nivel de seguridad.

Se use un formato de almacenamiento basado en bloques o en objetos, los operadores pueden optar por incluir en su hardware discos duros SSD o HDD. Los primeros se distinguen por una mayor velocidad de lectura y escritura, pero son más caros que los clásicos medios de almacenamiento HDD. Gracias a la virtualización del entorno de memoria, hoy también es posible combinar ambos tipos
La disponibilidad, la durabilidad y las ventajas en materia de costos del almacenamiento en la nube pueden resultar muy atractivas a los propietarios de empresas. Sin embargo, los encargados de funciones de TI tradicionales como el almacenamiento, el backup, las redes, la seguridad y la administración de la conformidad pueden tener sus dudas acerca de cómo transferir en la práctica grandes cantidades de datos a la nube. Los servicios de migración de datos a la nube, como AWS Import/Export Snowball, pueden simplificar la migración del almacenamiento a la nube al hacer frente a los elevados costos de red, los extensos tiempos de transferencia y los problemas de seguridad.
×