El término cloud storage se ha traducido en nuestro idioma como almacenamiento en la nube y designa a un espacio de almacenamiento (memoria, disco) que se pone a disposición de los usuarios a través de una red, normalmente Internet. Esto quiere decir que este espacio no se encuentra en el propio equipo físico del usuario, sino en uno o en varios servidores. En la mayoría de los casos, acostumbra a tratarse de los servidores de proveedores especiales que ofrecen espacio de almacenamiento online de forma gratuita o a cambio de una aportación mensual o anual. Este modelo de servicio, que permite regular con flexibilidad el volumen y los costes de los recursos que se utilizan, recibe el nombre de public cloud storage, esto es, almacenamiento público en la nube.
El almacenamiento en la Nube ya es ampliamente utilizado por empresas y particulares en todo el mundo. Enseguida surge la duda de cuál puede ser su evolución. A fin de cuentas estamos ante sistemas que con más o menos prestaciones. Sólo almacenan en la Nube y permiten compartir los archivos. Todo apunta a que los sistemas van a evolucionar ofreciendo nuevas funcionalidades e integración con otros sistemas.
La agilidad, el precio y la calidad de los servicios digitales benefician a los clientes, en opinión del consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo. En la Convención de Jóvenes Líderes Iberoamericanos organizada por la Fundación Carolina en Madrid, explicó las ventajas de la era digital para los clientes, especialmente en América Latina, donde gran parte de la población no tiene acceso a los servicios financieros. “El principal beneficiario del cambio tecnológico que estamos experimentando es el cliente. Las oportunidades que abre la digitalización le dan más poder”, señaló. En un debate sobre las oportunidades que brinda la digitalización, señaló que “la agilidad inmensa” con la que se llega a los clientes, “el precio tan reducido” en comparación con épocas anteriores y “la calidad de los servicios” benefician a los clientes.
Google no ha querido quedarse atrás en el mundo del almacenamiento en la nube y ha desarrollado Google Drive, una plataforma con multitud de funcionalidades que, para muchos, está poco aprovechada. Y es que Google Drive es actualmente la que más GB de espacio de almacenamiento libre ofrece, concretamente 15. Además, como punto a favor, las posibilidades de ampliación son diversas dependiendo de las necesidades de cada usuario y asequibles para todos los bolsillos: hasta 100GB por 1,99 euros al mes, 1TB por 9,99 euros al mes, 10TB por 99,99 euros al mes, 20TB por 199,99 euros al mes y 30TB por 299,99 euros al mes.
Box no es un servicio de almacenamiento al uso, sino que está más enfocado a empresas. Con todo, tiene algunas opciones interesante para el usuario medio. El almacenamiento es de 10 GB, 5 menos que en OneDrive y en Google Drive pero todavía una cifra decente. Lo siguiente es que cada cierto tiempo lanzan promociones para iOS y Android en la que con sólo iniciar sesión en cualquiera de sus aplicaciones móviles, tu cuenta aumenta hasta los 50 GB.
1. Almacenamiento de objetos: con frecuencia, las aplicaciones desarrolladas en la nube aprovechan la gran escalabilidad y las características de metadatos del almacenamiento de objetos. Las soluciones de almacenamiento de objetos como Amazon Simple Storage Service (Amazon S3) son ideales para crear aplicaciones modernas desde cero que requieren escala y flexibilidad, y que también pueden utilizarse para importar almacenes de datos existentes para su análisis, copia de seguridad o archivo.

Dropbox fue pionera en el mundo del almacenamiento online. Apareció en el año 2007, cuando hablar de “la nube” parecía algo del futuro y, hoy en día, cuenta con más de 500 millones de usuarios registrados. Aunque desde su lanzamiento han ido apareciendo multitud de nuevas plataformas que quieren hacerle la competencia, Dropbox continua siendo la más utilizada.
Se use un formato de almacenamiento basado en bloques o en objetos, los operadores pueden optar por incluir en su hardware discos duros SSD o HDD. Los primeros se distinguen por una mayor velocidad de lectura y escritura, pero son más caros que los clásicos medios de almacenamiento HDD. Gracias a la virtualización del entorno de memoria, hoy también es posible combinar ambos tipos
Dropbox: Esta es, probablemente, la forma más popular de almacenamiento en la web, y en parte se debe a su integración con todo tipo de dispositivos. Puedes sincronizar los archivos que compartas entre todos tus dispositivos, siempre que lo hagas con la misma cuenta, e incluso puedes vincularlo también con tus redes sociales. El almacenamiento gratuito del que dispone es de 2 GB, con lo que, en principio, no está pensado para que subas archivos muy pesados, pero tienes la opción de aumentar esta capacidad hasta 16GB invitando a otros usuarios y probando diferentes opciones. Existe la opción de Dropbox Pro, dirigida a aquellos que necesitan más espacio, que podrán pagar 9,99 € al mes por 1 TB.
Lo que viene después es una auténtica revolución porque una vez los archivos de una empresa o particular están guardados en Cloud se podrán aplicar procesos sobre estos. Unos procesos con toda la potencia que la propia Nube proporciona. Ya hay empresas que lo hacen y no somos conscientes. Os pongo un ejemplo, si tenemos miles de fotos almacenadas y ese servicio Cloud tiene porcesos de reconocimiento de imágenes podría clasificar todas las fotos e incluso reconocer personas.
El almacenamiento final es de suma importancia. Es el lugar final dónde residen los archivos y esto tiene repercusiones legales y técnicas. Los proveedores de aplicaciones o servicios deben ser transparentes al declarar que almacenamiento usan y dónde está situado. En Europa las leyes de protección de datos son muy estrictas. Cualquier almacenamiento fuera de los territorios de la Unión Europa puede vulnerar estas normas. Hay proveedores como es el caso de Azure. Que está localizado en Irlanda y certificando el cumplimiento de las leyes de protección de datos a nivel europeo.
La suscripción al producto Norton incluye una cantidad asignada de espacio de almacenamiento en la nube seguro. Cuando el producto Norton realiza una copia de seguridad en línea, calcula la cantidad de espacio que necesita para la copia de seguridad. Si el almacenamiento en la nube no posee espacio suficiente para la copia de seguridad, el producto Norton muestra una notificación y le da la opción de adquirir más espacio.
Si todavía no ha sincronizado su OneDrive, es posible que vea la pantalla esta es tu carpeta de onedrive .If you haven't yet synced your OneDrive, you might see a This is your OneDrive folder screen. Compruebe que la ruta de la carpeta de OneDrive está aquí.Check the path under Your OneDrive folder is here. Elija Cambiar ubicación si desea usar una ruta de acceso diferente y, a continuación, haga clic en siguiente.Choose Change Location if you want to use a different path, and then click Next.
Con este servicio solo por registrarte obtienes 20 GB de espacio para almacenar todos tus archivos en Internet. También puedes compartir y colaborar enviando y recibiendo archivos, sin mencionar que todo el contenido que se almacena en pCloud se mantiene seguro y protegido gracias a su alto nivel de encriptación. Sus planes Premium incluyen entre 500 GB a 2 TB de almacenamiento por precios que oscilan entre los 3.99 a 7.99 dólares mensualmente.
Una función que ofrece pCloud, es pCloud Crypto – la caja fuerte que te permite cifrar tus archivos antes de guardarlos en una carpeta especial de la que sólo tú tienes clave. Otra función interesante es la posibilidad de compartir carpetas para descargar (a través de un enlace de descarga), o bien puedes compartir carpetas para que tus amigos y colegas puedan consultar y/o subir documentos. Esto último transforma tu espacio en línea en todo un instrumento de colaboración, sin comprometer la protección de todos tus archivos.
Un servicio muy similar a PlusTransfer que lleva funcionando desde el año 2009 por lo que inspira confianza. Para realizar la transferencia de los archivos es necesario indicar la dirección de correo del destinatario, ofrece subidas ilimitadas, la posibilidad de compartir archivos de hasta 2 GB de tamaño, se mantienen en el servidor hasta 7 días y no usa cifrado o contraseña de protección. Es posible crearse cuentas que amplían el servicio con la posibilidad de transferir hasta 20 y 100 GB respectivamente.

Antes de continuar, necesitamos hacer una aclaración, una cosa es la computación y otra el almacenamiento. La tarjeta de tu móvil es para almacenamiento, guarda documentos, fotos y archivos en general, el resto del teléfono es para computación. Los servidores de Internet se encargan de la computación, por ejemplo, los de Facebook muestran la página web de Facebook, la foto que subiste está almacenada en ese super-disco conectado a ese servidor. El servidor encargado de la web sabe muy bien dónde está el archivo de la foto y la muestra en pantalla.


Con Dropbox podrás acceder a tus archivos desde cualquier lugar y dispositivo, y compartirlos con quien quieras. Podrás guarda archivos en tu ordenador y acceder a ellos desde el teléfono cuando estés fuera. Todo lo que guardes en Dropbox se sincronizará automáticamente en tus dispositivos. Tiene un plan gratuito en el que da 2 GB y que se puede ir aumentando al ir completando una serie de funcionalidades, como: conectar tus cuentas sociales, seguir a Dropbox por Twitter, recomendar el servicio…
Abrir una cuenta en la plataforma pCloud, una compañía suiza, te da el beneficio de 10 GB de almacenamiento gratuito (el doble que te da OneDrive y cinco veces más lo que te ofrece la versión gratuita de Dropbox). Rápidamente podrías aumentar tu almacenamiento a 20 GB con los incentivos iniciales que suelen ofrecer este tipo de compañías como, por ejemplo, recomendar el servicio a un amigo.

Desde hace años, son muchos los usuarios que poseen archivos almacenados en un servicio del tipo de Dropbox, Google Drive o OneDrive. Dados los problemas de seguridad detectados en más de una ocasión, la confianza se ha reducido. Por este motivo, bajo nuestro punto de vista, es mejor contar con un NAS. La ventaja clara es que los archivos están almacenados en el hogar del usuario y que las posibilidades de configuración son mayores. Es cierto que la inversión inicial es mayor, pero a partir de ese momento no habrá ni un euro más de desembolso y son muchas las ventajas.
Utiliza Box para almacenar, gestionar y compartir tus archivos en la nube con total seguridad. Accede al contenido desde cualquier lugar: web, tablet o teléfono. Comparte archivos de gran tamaño con un simple enlace y colabora en proyectos con tus amigos, familiares o compañeros de trabajo estés donde estés. Tiene una cuneta personal gratuita en la cual ofrecen 10 GB de almacenamiento.
Otras de las alternativas que requieren de la dirección de correo del destinatario para el envío de archivos. Se trata de un servicio casi idéntico a WeTransfer pero con la salvedad de que CueTransfer no dispone de cuentas Plus. Por su parte, ofrece subidas ilimitadas, no usa cifrado o contraseña de protección y tampoco tiene definido el tiempo que permanecen los archivos en el servidor.
Creo que en el futuro habrá todo tipo de servicios en la nube y los dispositivos tendrán poco software incluso se regalarán dispositivos con el fin de que uses o te suscribas a determinados servicios en Cloud.Al fin y al cabo tendrán potencia y capacidad infinitas, eso no lo tienes los dispositivos ni móviles ni de sobremesa. Puedes decir que tienes 1TB de archivos en tu tablet si almacenas en la nube.
Bitrix24 permite a los usuarios trabajar (crear y editar) documentos, incluso si no tiene instalada una suite de MS Office. Los documentos pueden ser editados en línea por varios usuarios simultáneamente. Es importante destacar que el historial de versión del documento se mantiene por lo que es posible volver a una versión anterior del documento en cualquier momento, si es necesario.

Almacenamiento en la nube (o cloud storage, en inglés) es un modelo de servicio en el cual los datos de un sistema de cómputo se almacenan, se administran, y se respaldan de forma remota, típicamente en servidores que están en la nube y que son administrados por un proveedor del servicio. Estos datos se ponen a disposición de los usuarios a través de una red, como lo es Internet.

En lo que se refiere a dispositivos NAS, nos fijaremos en modelos de dos bahías, cuyo precio en el mercado se encuentra entorno a los 140-260 euros (depende del fabricante y modelo) Pero los NAS no vienen con discos (descartando los WD), por este motivo, es necesario escoger unidades de disco. Para ello, nos fijaremos en unidades mecánicas de 2 TB que cuentan con un precio que oscila entre 60 y 80 euros. Obviamente, en el apartado de disco también depende de qué fabricante y modelos escojamos. Es necesario que os quedéis con la cifra del almacenamiento: 2 TB. es decir 4 TB si se recurre a un RAID 0 o 2 TB si se recurre a un RAID 1.

Así como la versión on cloud de Bitrix24 es gratuita, tenemos también la una versión self-hosted, la misma que usted puede alojar en sus servidores y personalziarla a su medida. Las ediciones de Bitrix24 Self-Hosted están disponibles desde $ 4990 e incluyen el código fuente, CMS y API. Tenga en cuenta que la versión self-hosted incluye varias herramientas adicionales no detalladas en esta página, además de un periodo de pruebas gratuito por 30 días.


El más antiguo de toda esta extensa lista, puesto que ya cuenta con 13 años de servicio a sus espaldas. Lo cierto es que poco ha evolucionado desde entonces y de ahí que cuente con importante limitaciones como el tamaño máximo de archivo, que se fija en 100 MB y la falta de cifrado o contraseña de protección. Por otro lado, permite elegir el tiempo que queremos que el archivo permanezca en el servidor antes de ser eliminado, pudiendo elegir entre 30 minutos y 1 semana.
Lo mismo que con los emails está ocurriendo con el almacenamiento en la Nube. Las personas están usando aplicaciones que mantienen copias de los archivos en sus dispositivos u ordenadores, parece que no se fían aún demasiado de la Nube. Este comportamiento es similar al de antes, no querían dejar el email en la bandeja de entrada vaya a ser que desapareciera.
Al margen del tipo de almacenamiento, el principio que sustenta la mecánica del cloud storage es el mismo: el proveedor del servicio, interno o externo, suministra una infraestructura de TI que permite gestionar los servidores de forma segura. En un contexto de almacenamiento en nube, los servidores no actúan como sistemas autónomos, sino como grupo. Con este propósito, la memoria del disco duro (junto a otros componentes como la RAM o la CPU) tiene que virtualizarse y esto se hace con ayuda de hipervisores. Estas capas de abstracción, conocidas también como monitores de máquina virtual (Virtual Machine Monitors, VVM), median entre el hardware y el entorno virtual. Se clasifican en dos tipos:

Existen tres tipos de almacenamiento en la nube para las empresas: almacenamiento en la nube pública, en la nube privada y en la nube híbrida. También existen tres formas de formatear este almacenamiento: como bloques, archivos u objetos Cada formato tiene sus ventajas y desventajas (los bloques son más rápidos, los archivos son más fáciles de entender y los objetos funcionan mejor con paquetes de aplicaciones nativas de la nube en contenedores), pero algunos productos de almacenamiento en la nube definido por software pueden combinar los tres formatos en una solución unificada y fácil de implementar.
Los detractores del almacenamiento en linea alegan que la seguridad en la red nunca está asegurada al 100%. Aunque también podemos decir lo mismo de un ordenador con conexión a Internet. Nunca podremos estar seguros de que nuestra información está a salvo. Si la seguridad es nuestra preocupación siempre podemos a soluciones y programas para encriptar archivos y carpetas.
Sin embargo, el controlador RBD y la interfaz CephFS pueden proporcionar acceso a NFS al almacenamiento de objetos Ceph. Desde el punto de vista del sistema operativo Linux, el RBD es solo otro dispositivo de bloque en el que un administrador puede crear cualquier sistema de archivos Linux, y el sistema de archivos CephFS es simplemente otro sistema de archivos compatible con POSIX, los cuales se pueden compartir mediante NFS.
Apple es experta en unirse a cualquier nuevo servicio tecnológico que salga al mercado, por lo que no es extraño que también haya desarrollado su propia plataforma de almacenamiento online, iCloud Drive. Esta no destaca respecto a sus competidoras ni por sus pros ni por sus contras, aunque presenta una desventaja principal y es que solo es compatible al 100% con los sistemas macOS e iOS.
Existen diferencias importantes entre cloud computing y virtualización que pueden hacer que algunas empresas opten por el almacenamiento virtual, en lugar del almacenamiento en la nube. Puede ser por cumplir con la normatividad, pero esos sectores aún necesitan ser capaces de proporcionar escalabilidad del almacenamiento de tipo nube en todas las implementaciones virtuales.
Con un vínculo (enlace). Esta opción se suele utilizar para compartir con un gran número de personas, conocidas o no. Debes activar o desactivar la casilla “Permitir edición” -según quieras o lo que otros usuarios editen los archivos- y a continuación Obtener un vínculo > Copiar > Más > elegir dónde deseas compartir el vínculo (Facebook, Twitter, LinkedIn…) y pegarlo allí.

Symantec proporciona 25 GB de almacenamiento en la nube para cada clave de producto Norton. Puede compartir el espacio de almacenamiento en la nube que se le asigna utilizando la cuenta de Norton entre sus equipos. Por ejemplo, puede tener dos equipos con el producto Norton instalado y registrado con la misma cuenta de Norton. Puede compartir el espacio de almacenamiento entre los dos equipos. Puede usar 10 GB del espacio de almacenamiento en la nube para el primer equipo. Al activar el almacenamiento en la nube para el segundo equipo mediante la misma cuenta de Norton, ese equipo puede usar lo que reste de los 15 GB.


Tanto A como B intentan acceder a la misma instancia VM a través de Elastic Fox en forma simultánea (al mismo tiempo) en modo escritura. Al utilizar la dirección IP de la instancia, ambos intentan acceder a la instancia usando el comando ssh. Cuando A modifica el archivo, lo hace B, entonces la modificación de B es la que se actualiza. El estado de las escrituras del archivo no es consistente.
El block storage es un modelo de almacenamiento flexible y estructurado de forma lógica en el cual los datos se desmiembran en bloques homogéneos a los que se asigna una dirección propia. Las direcciones de las células físicas de almacenamiento se abstraen, de tal modo que la localización real de estas unidades de memoria no desempeña ningún papel en el almacenamiento de archivos. Con el software se regula a qué disco duro o a qué servidor llegan datos nuevos, cómo se han de ordenar los bloques y cómo se accede a ellos. En la nube el almacenamiento de bloques se ajusta sobre todo como formato de almacenamiento para aplicaciones de bases de datos y otros programas que trabajen con datos estructurados.
Cada vez tenemos más archivos digitales y menos espacio en el cual guardarlos. Libros electrónicos, música, películas, fotografías, documentación, trabajos… son algunos de los contenidos que hacen que los 500 GB que tiene el ordenador o disco duro que te compraste se queden pequeños en unos años. No es que sea la única solución los sitios web que voy a mencionar a continuación, pero pueden ayudar en algunos aspectos a que nuestra vida digital sea más fácil y accesible. Ya sabéis que, en algunos casos, rozamos el síndrome de Diógenes digital.
Usabilidad: la usabilidad también juega un papel importante en un servicio en la nube. Este debería permitir la carga y descarga archivos de forma intuitiva desde cualquier tipo de terminal, así como permitir un trabajo en colaboración fluido. Si interesa especialmente compartir el almacenamiento, funciones como un registro de cambios y la sincronización entre dispositivos son especialmente importantes. Los mejores servicios de almacenamiento en la nube ofrecen clientes y aplicaciones a medida para los diferentes dispositivos con la mejor usabilidad posible.

La mayoría de los proveedores de servicios en la nube cuentan con una versión gratuita y otra versión pagada para usuarios que deciden pagar para más espacio y funciones. Lo más común es que la versión pagada (o Premium) cuente con distintas opciones en cuanto a planes de pago, así como de espacio para almacenamiento, cuyo precio varía de acuerdo al tamaño. También pueden ofrecer una serie de funciones que mejoran la experiencia de los usuarios.


En el object storage, los archivos y sus metadatos se almacenan como objetos. Cada uno de estos objetos obtiene un número identificativo único que sirve para que las aplicaciones puedan controlarlos sin necesidad de un sistema de control de permisos. No es posible modificar los objetos guardados, porque con cada cambio se crea un objeto nuevo que contiene la versión modificada del archivo original. Esto convierte al almacenamiento de objetos en un formato óptimo para soluciones de backup y archivado y adecuado al almacenamiento de archivos multimedia de solo lectura como música, vídeos o películas, por ejemplo, en servicios de visionado en línea.
Los servicios de almacenamiento en la nube son muy prácticos, nos permiten tener siempre online algunos archivos para poder compartirlos con quien queramos o recurrir a ellos en cualquier momento desde cualquier dispositivo. Pero ya sea por privacidad a nivel empresarial o por algunas de sus vulnerabilidades, puede que alguno de vosotros quiera buscar alternativas.

Todo empezó en el año 2007 cuando Dropbox salió al mercado como la primera alternativa para almacenamiento en la nube. Antes del lanzamiento de esta plataforma, almacenar y compartir archivos desde la nube era algo que parecía sacado de un libro de ciencia ficción y, en algunos contextos, hay personas que no se han acostumbrado a manejar sus archivos de esta forma.
Elija esta opción para compartir elementos con muchas personas que seguramente no conozca personalmente. Por ejemplo, puede usar estos vínculos para publicar en Facebook, Twitter o LinkedIn, o compartir por correo electrónico o mensajería instantánea. Cualquier persona que tenga el vínculo puede ver o editar el elemento, según el permiso que establezca. Tenga en cuenta que también se puede reenviar el vínculo sin necesidad de iniciar sesión.

Esta técnica modificada de almacenamiento de bloques puede adaptarse también para otras plataformas de nube. Por ejemplo, en Cassandra, los datos están replicados. Vale decir, la versión más reciente del recurso de datos descansa en algún nodo del cluster, pero las versiones anteriores siguen por allí afuera, en otros nodos. El objetivo consiste en que, finalmente, todos los nodos accederán a la versión más reciente. El bloqueo del archivo no está disponible, pero aquí puede introducirse la técnica modificada de almacenamiento de bloques de la forma en que lo hicimos en este artículo para mantener la consistencia de los datos. Usted ha visto a Cassandra en acción en Digg, Facebook, Twitter y otros sitios.
Los empleados también pueden compartir archivos y carpetas de OneDrive.Employees can also share OneDrive files and folders. Si un empleado está ausente o abandona la compañía, otros usuarios pueden tener acceso a los archivos compartidos almacenados en OneDrive.If an employee is away or leaves the company, others can access shared files stored in OneDrive.
Si el usuario particular considera la ubicuidad como un factor prescindible, caso extraño en nuestros tiempos, entonces el almacenamiento en la Nube no le aporta más ventajas que la compra de más capacidad de almacenamiento. Si de verdad considera que necesita o quiere disponer de sus archivos en cualquier lugar y en cualquier momento, entonces apreciará el almacenamiento en la Nube tanto como una empresa, ya estamos valorando seriamente la ubicuidad.
Con hubiC podrás almacenar tus archivos en la nube, en un espacio personal y seguro. Además podrás compartir tus documentos con las personas que decidas. Cada archivo que subes está replicado tres veces, en tres lugares de Europa. Con hubiC podrás liberar espacio de tus dispositivos sin tener que recurrir a discos duros externos. Al crear una cuenta te dan gratis 25 GB de almacenamiento.
Almacenar datos en la nube puede ser una buena opción en muchos casos. Una de las ventajas más decisivas de esta solución de almacenamiento es que evita la adquisición y la administración de un hardware propio. Siempre que no te decantes por una solución interna, el proveedor es el único responsable de la infraestructura. Si utilizas esta solución para crear copias de seguridad de datos, la externalización de los recursos también es positiva en el sentido de que el original y la copia no se guardan en el mismo sitio, de modo que se evita una pérdida de datos completa con motivo de un mal mayor. Pero hay otras ventajas, como:
Quien quiera utilizar las posibilidades de un servicio de almacenamiento online y tener un control completo sobre sus datos puede cumplir su deseo mediante el alojamiento de un servicio propio de servidor cloud. Dos de las soluciones que pueden gestionarse en cualquier servidor y espacio web son ownCloud y Nextcloud, cuyas diferencias y similitudes te presentamos aquí detalladamente.

La comparativa la vamos a organizar en diferentes puntos clave sobre cada uno de los servicios con todos los datos importantes que necesitamos conocer. Entre los puntos, tenemos las plataformas con que es compatible, el espacio gratuito que ofrecen, el precio por amplia ese espacio de almacenamiento, el límite de los archivos o las características especiales.
Utilizar estos servicios conlleva dos ventajas principales. Por una parte, liberamos espacio de nuestros teléfonos móviles, tabletas y ordenadores que normalmente utilizaríamos y, por otra, podemos acceder a los documentos y archivos guardados a través de cualquier dispositivo solo con entrar en la plataforma. Además, posteriormente podemos compartir todo lo guardado con quien queramos, por lo que la utilidad es aún mayor.
×