El backup y la recuperación son fundamentales a la hora de garantizar la protección y accesibilidad de los datos, pero abastecer los crecientes requisitos de capacidad puede suponer un desafío constante. El almacenamiento en la nube es una alternativa de bajo costo, alta durabilidad y enorme escala para soluciones de backup y recuperación. Las políticas de administración de datos integradas como Amazon S3 Object Lifecycle Management pueden migrar datos automáticamente a capas de costo más bajo en función de la configuración de frecuencia u horario, y se pueden crear almacenes de archivos para cumplir los requisitos legales o reglamentarios. Estas ventajas proporcionan la posibilidad de alcanzar una escala enorme a sectores como los servicios financieros, la sanidad y los medios de comunicación, que producen grandes volúmenes de datos con necesidades de retención a largo plazo.
Los flujos de trabajo de contenido multimedia y entretenimiento se modifican continuamente. Muchas personas utilizan una implementación en la nube híbrida y necesitan un acceso estandarizado mediante protocolos de archivos de red, como NFS. Estos flujos de trabajo necesitan un acceso flexible, estable y seguro a los datos desde soluciones de empresas del sector, personalizadas y comerciales. Como el almacenamiento de archivos en la nube adhiere a la semántica de sistema de archivos existente, el almacenamiento de contenido de medios enriquecidos para procesamiento y colaboración se puede integrar fácilmente para producción de contenido, cadenas de suministro digitales, streaming de medios, emisiones, análisis y archivo.
Por otro lado, en lo que se refiere al servicio de almacenamiento en la nube, cogeremos los puntosa comunes que ofrecen Google Drive, Dropbox y OneDrive. Ya os advertimos que las diferencias entre ellos son escasas, sobre todo en lo que se refiere a las relaciones precio/funciones y precio/almacenamiento. Esto se puede comprobar en el artículo de nuestros compañeros de ADSLZone, permitiendo que nos hagamos una idea mucho más fiel.
Respecto a los planes de Drive, los precios parten desde los 1,99$ por 100 GB de almacenamiento online a los 9,99$ para 1 TB. Aquí depende del ecosistema que prefiera el usuario. Si necesitas Microsoft Office, será mejor e incluso más económico utilizar OneDrive con Office 365. Como ventaja, Drive no tiene limite de tamaño de los archivos que podemos subir a la nube, por lo que si necesitamos subir una copia de seguridad que nos ocupa 25 GB, por ejemplo, no tendremos ningún problema.
Las compañías de alojamiento operan enormes centros de procesamiento de datos. Los usuarios que requieren estos servicios compran, alquilan o contratan la capacidad de almacenamiento necesaria. Los operadores de los centros de procesamiento de datos, a nivel servicio, virtualizan los recursos según los requerimientos del cliente. Solo exhiben los entornos con los recursos requeridos. Los clientes administran el almacenamiento y el funcionamiento de los archivos, datos o aplicaciones. Los recursos pueden estar repartidos en múltiples servidores físicos.
Dropbox: Esta es, probablemente, la forma más popular de almacenamiento en la web, y en parte se debe a su integración con todo tipo de dispositivos. Puedes sincronizar los archivos que compartas entre todos tus dispositivos, siempre que lo hagas con la misma cuenta, e incluso puedes vincularlo también con tus redes sociales. El almacenamiento gratuito del que dispone es de 2 GB, con lo que, en principio, no está pensado para que subas archivos muy pesados, pero tienes la opción de aumentar esta capacidad hasta 16GB invitando a otros usuarios y probando diferentes opciones. Existe la opción de Dropbox Pro, dirigida a aquellos que necesitan más espacio, que podrán pagar 9,99 € al mes por 1 TB.

Almacenamiento de archivos: algunas aplicaciones necesitan obtener acceso a archivos compartidos y requieren un sistema de archivos. A menudo, este tipo de almacenamiento cuenta con un servidor de almacenamiento conectado a la red (NAS). Las soluciones de almacenamiento de archivos como Amazon Elastic File System (EFS) son ideales para casos de uso como depósitos de contenido de gran tamaño, entornos de desarrollo, almacenes multimedia o directorios de inicio del usuario.
×