El backup y la recuperación son fundamentales a la hora de garantizar la protección y accesibilidad de los datos, pero abastecer los crecientes requisitos de capacidad puede suponer un desafío constante. El almacenamiento en la nube es una alternativa de bajo costo, alta durabilidad y enorme escala para soluciones de backup y recuperación. Las políticas de administración de datos integradas como Amazon S3 Object Lifecycle Management pueden migrar datos automáticamente a capas de costo más bajo en función de la configuración de frecuencia u horario, y se pueden crear almacenes de archivos para cumplir los requisitos legales o reglamentarios. Estas ventajas proporcionan la posibilidad de alcanzar una escala enorme a sectores como los servicios financieros, la sanidad y los medios de comunicación, que producen grandes volúmenes de datos con necesidades de retención a largo plazo.
Los beneficios de los servicios almacenamiento en la nube son muchos. Por un lado, en Axarnet contamos con un centro de datos propio ubicado en España y dotado con tecnología más vanguardista en términos de seguridad. Por lo tanto, la información almacenada está a salvo de potenciales ciberataques. Algo fundamental para las compañías, las cuales suelen manejar información sensible.

El almacenamiento en la nube de Amazon es un poco peculiar, pues no funciona como los demás. En concreto, no pagas todos los meses lo mismo, sino que pagas realmente por lo que usas. El GB cuesta 0,023 dólares/mes (lo que hace 2,3 euros/mes por GB o 23 euros/mes por TB), pero también podría llegar a costar 0,0125 euros/mes por GB o incluso 0,004 euros/mes por GB.
Utilizar estos servicios conlleva dos ventajas principales. Por una parte, liberamos espacio de nuestros teléfonos móviles, tabletas y ordenadores que normalmente utilizaríamos y, por otra, podemos acceder a los documentos y archivos guardados a través de cualquier dispositivo solo con entrar en la plataforma. Además, posteriormente podemos compartir todo lo guardado con quien queramos, por lo que la utilidad es aún mayor.
La nube ha sido una solución enorme para crear copias de tus archivos y tenerlas siempre a la mano. Por ejemplo, puedes almacenar copias de tus documentos personales como pasaporte, carnet de identidad, certificado de estudios, número de seguridad social o comprobantes de pagos, para consultarlos desde cualquier dispositivo que tenga una conexión a Internet.

Amazon Cloud Drive: Si eres cliente de Amazon, tendrás, para empezar,5 GB de almacenamiento gratuito. Además, si posees una tablet Fire último modelo podrás almacenar gratis todas las fotos que hagas con tu tableta. Si estás suscrito al servicio Amazon Premium dispondrás de almacenamiento gratis para guardar todas tus fotos. Amazon Cloud Drive es una muy buena opción a la que puedes acceder a través de tu ordenador, tablet o móvil mediante su aplicación. Si necesitas más espacio que estos 5 GB tienes la opción de comprar espacio desde menos de un euro al mes.
La suscripción al producto Norton incluye una cantidad asignada de espacio de almacenamiento en la nube seguro. Cuando el producto Norton realiza una copia de seguridad en línea, calcula la cantidad de espacio que necesita para la copia de seguridad. Si el almacenamiento en la nube no posee espacio suficiente para la copia de seguridad, el producto Norton muestra una notificación y le da la opción de adquirir más espacio.
Lo mismo que con los emails está ocurriendo con el almacenamiento en la Nube. Las personas están usando aplicaciones que mantienen copias de los archivos en sus dispositivos u ordenadores, parece que no se fían aún demasiado de la Nube. Este comportamiento es similar al de antes, no querían dejar el email en la bandeja de entrada vaya a ser que desapareciera.
El almacenamiento en la nube se erige en muchos aspectos como una interesante y competente alternativa a las soluciones de almacenamiento más clásicas. Pero hay situaciones en las que este modelo va ligado a ciertos inconvenientes. El más relevante es quizás la dependencia de Internet o, en el caso de una nube privada, de una intranet. Aquí juega un papel decisivo la estabilidad de la conexión, por un lado, pues si no es suficientemente buena no se puede acceder a la nube, y, por el otro, el ancho de banda, puesto que determina la mayor o menor fluidez en el envío de los datos, lo que puede ser especialmente problemático en el acceso móvil a la red.

En comparación con el uso de un dispositivo de almacenamiento USB para compartir archivos, existe una alternativa más conveniente para compartir su música, fotografías y videos con familiares y amigos. Si posee una empresa y trabaja en entornos de oficinas pequeñas/hogareñas, el Turbo NAS ayuda a compartir archivos con clientes y socios de forma eficiente, lo que permite mejorar la productividad de las operaciones. Todo lo que necesita es la "cloud personal" proporcionada por el Turbo NAS.
Editar: cuando comparte elementos con este tipo de vínculo, los usuarios pueden editar, agregar o eliminar archivos en una carpeta compartida. Los destinatarios pueden reenviar el vínculo, cambiar la lista de personas que comparten los archivos o carpetas y cambiar los permisos de los destinatarios. Si está compartiendo una carpeta, los usuarios con permisos de edición pueden copiar, mover, editar, cambiar el nombre, compartir y eliminar cualquier elemento de la carpeta.

Utilizar estos servicios conlleva dos ventajas principales. Por una parte, liberamos espacio de nuestros teléfonos móviles, tabletas y ordenadores que normalmente utilizaríamos y, por otra, podemos acceder a los documentos y archivos guardados a través de cualquier dispositivo solo con entrar en la plataforma. Además, posteriormente podemos compartir todo lo guardado con quien queramos, por lo que la utilidad es aún mayor.
Disquetes, CD, DVD, USB, discos duros portátiles: con el paso de los años, no solo hemos visto cómo cambiaban los ordenadores y su potencia, sino también el tipo y la capacidad de los medios externos de almacenamiento. Hoy, con el llamado cloud storage o almacenamiento en la nube, ya tenemos a nuestra disposición una solución que permite guardar fotos, vídeos o documentos en un lugar ajeno a nuestro equipo y acceder a ellos sin requerir siquiera un equipamiento propio, puesto que, por norma general, el usuario utiliza los recursos de hardware de un proveedor de este tipo de servicios, que dispone de la infraestructura necesaria. Pero ¿cómo funciona un servicio así? ¿Qué consecuencias positivas o negativas se derivan del almacenamiento de datos en la nube?
Box es otro de los grandes servicios de almacenamiento online. Es el que desde el principio está enfocado más hacia un usuario profesional, poniendo el acento en la seguridad de los archivos, el control sobre su utilización y la trazabilidad para ver sus cambios. En todo caso, su uso personal también es bastante bueno y se ha ganado por derecho propio estar entre las mejores opciones de almacenamiento online, facilitando la integración con aplicaciones de terceros.
Con el paso de los años, el almacenamiento en la nube se ha convertido en una alternativa presente en la vida de todo el que tenga un smartphone. Y es que, servicios como Google Drive o Dropbox nos ofrecen un pequeño almacenamiento cloud de forma totalmente gratuita, con opción de contratar una modalidad de pago si así lo deseamos. Pero seguimos teniendo algunas limitaciones:

Elige entre un total de 50 GB, 200 GB o 2 TB. Incluso puedes compartir los planes de 200 GB y 2 TB con tu familia. El almacenamiento se actualiza de inmediato y la fecha de pago mensual indica la fecha de compra del plan. Si actualizas de un plan pago a otro, cancelaremos el plan existente y te cobraremos el costo prorrateado* del nuevo plan de mayor capacidad.
Estoy pensado que, en cierto modo, el correo de Gmail (o cualquier otro webmail) también sirve de ‘almacén’ de archivos ¿no?. Tú te mandas un archivo adjunto (aunque sea en un borrador, sin llegar a enviarlo), y ahí queda para la eternidad (mientras no lo borres o quiebre Google). Puedes acceder a él online desde cualquier dispositivo (teléfono, tablet, pc, notebook…). Creo que tiene unos 7 gigas de almacenamiento ¿no? Eso sí, tiene una limitación de 20 megas por correo, creo recordar. En fin, yo estoy probando Dropbox (hace ya unos añitos) y también, más recientemente, ZumoDrive (no está en la lista, pero aún no sé si lo merece, llevo poco tiempo con él), e inmediatamente me pongo a provar Adrive. ¡50 gigas! ¡El disco duro de mi portátil tiene la mitad!
Algún tecnófobo ya estará diciendo que estamos empleando términos extraños como el de Servidor, una palabra omnipresente en la mundo de Internet. Te explico, la Nube o Cloud no es algo tan efímero como parece, es algo real y tangible. En la informática de Internet siempre estamos hablando de servidores, muchas veces en exceso dando por sentado que cualquiera lo entiende.
Para acceder al espacio virtualizado suele ser necesario utilizar un determinado software. Por ello, los servicios de cloud storage público, además de una aplicación web accesible desde el navegador, también acostumbran a ofrecer aplicaciones específicas de plataforma para diversos dispositivos. Los archivos guardados pueden entonces abrirse desde cualquier dispositivo compatible (ordenador, tablet, smartphone, etc.) siempre que se disponga de una conexión activa a Internet. Utilizar el almacenamiento en una nube privada, en cambio, presupone una conexión a la intranet o a la red privada virtual (VPN) para poder acceder al espacio.
Dropbox es una de las mejores y más populares soluciones de nube desde hace años. Como uno de los primeros proveedores, la empresa, fundada en 2007 por los estudiantes Drew Houston y Arash Ferdowsi, ofreció a sus usuarios almacenamiento en línea de forma gratuita con la particularidad de que la memoria disponible se puede ampliar con acciones como invitar a más usuarios. De esta manera, los 2 GB de espacio de almacenamiento estándar de la edición básica gratuita se pueden convertir en hasta 20 GB. Si necesitas más capacidad, encontrarás las soluciones adecuadas con los planes Plus (1 TB por aprox. 10 euros al mes) y Professional (espacio de almacenamiento ilimitado por aprox. 20 euros al mes) con costes.
A pesar de sus grandes posibilidades, muchos usuarios de Windows no aprovechan el servicio de almacenamiento en la nube de Microsoft, OneDrive. Gracias a su capacidad de sincronización, OneDrive te permite, por ejemplo, tener actualizados y disponibles tus documentos no solo en la nube sino en varios dispositivos a la vez. Además, puedes subir y guardar automáticamente en OneDrive todas las fotos que hagas con tu smartphone, o colaborar en tiempo real con tus compañeros de clase en un documento y ver los cambios que están realizando el resto de usuarios.
La Figura 6 compara la solicitud del usuario B para el archivo F1 en modo escritura en el tiempo t versus la solicitud del usuario C para el mismo archivo en modo escritura en el tiempo t+1. Para implementar la consistencia del archivo, hemos diseñado una lista de espera que se emplea para ubicar la solicitud según el criterio de "el primero en llegar es el primero en ser atendido".
Tres veces más de lo que cuesta una suscripción anual a un servicio de almacenamiento en la nube. Sin embargo, una vez hecha la inversión no es necesario realizar más pagos. Configurar el dispositivo y disfrutar del amplio catálogo de funciones: servicio cloud, gestión de usuarios, copias de seguridad ilimitadas, sin límite para el tamaño de subida de los archivos, y así hasta completar un listado mucho más amplio.

Los datos se pueden almacenar como memoria de corto plazo, o se pueden archivar como memoria de largo plazo. La memoria de corto plazo se administra por memoria de acceso aleatorio (RAM), que es donde se procesa y se registran todos los requisitos y las acciones durante el tiempo que una computadora procesa computaciones específicas (conocidas como tareas). Una vez que se realizan todas las computaciones, los datos se pueden almacenar como memoria de largo plazo entre distintos volúmenes de almacenamiento, y algunos de estos pueden existir como nubes.
Con MediaFire también puedes almacenar y compartir archivos a través de la web y acceder a ellos desde múltiples dispositivos. Con este servicio puedes compartir archivos a través de correo electrónico, un enlaces o directamente en redes sociales. Además las descargas son ilimitadas y no existen los tiempos de espera. No solo eso, puedes almacenar y compartir cualquier tipo de archivo, incluso compartir carpetas de archivo, así como enviar fácilmente correos electrónicos para archivos de gran tamaño. Al registrarse obtienes al instante 10 GB de espacio gratis con posibilidad de conseguir 50 GB adicionales gratis con bonos. Su plan Pro con 1 TB de almacenamiento tiene un costo de 3.75 dólares por mes, mientras que su plan Business con más de 100 TB de almacenamiento cuesta 40 dólares mensualmente.
Los servidores blade IBM son compatibles con una amplia gama de tecnologías de procesadores y de sistemas operativos, permitiendo así a los clientes ejecutar todas sus diferentes cargas de trabajo dentro de una misma arquitectura. Los servidores blade reducen la complejidad, mejoran la administración de sistemas y aumentan la eficiencia energética, al tiempo que disminuyen los costos totales de propiedad. Nosotros utilizamos el Servidor IBM LS20 BladeCenter® (Recursos).
El almacenamiento de archivos en la nube puede suministrarse de dos maneras: mediante soluciones completamente administradas con configuración mínima y mantenimiento mínimo o nulo o mediante soluciones autónomas con capacidad de cómputo, almacenamiento, software y concesión de licencias independientes, que también necesita personal especializado para las configuraciones y el mantenimiento. Amazon Elastic File System (Amazon EFS), FSx for Windows File Server y FSx for Lustre son ejemplos de soluciones completamente administradas que brindan almacenamiento de archivos escalable y sencillo para utilizarlo con instancias Amazon EC2 en la nube de AWS y en las instalaciones.
Los servidores blade IBM son compatibles con una amplia gama de tecnologías de procesadores y de sistemas operativos, permitiendo así a los clientes ejecutar todas sus diferentes cargas de trabajo dentro de una misma arquitectura. Los servidores blade reducen la complejidad, mejoran la administración de sistemas y aumentan la eficiencia energética, al tiempo que disminuyen los costos totales de propiedad. Nosotros utilizamos el Servidor IBM LS20 BladeCenter® (Recursos).

La diferencia es que todavia, no está la gente familiarizada con esto de almacenar en la nube, y el hecho de pagar una cuota anual cada año, por 50Gb, puede que salga más a cuenta comprar una memoria usb de 100 Gb. Creo que esto de la nube tardará un tiempo para que los usuarios no desconfien de ello ya que el alojar archivos en sitios que desconocen no es muy fiable, es como cuando subes fotos a facebook, quien sabe si borro la información si alguien no la guarda todavia o la tiene en backups.
El almacenamiento en la nube es archivar, organizar y distribuir datos bajo demanda en volúmenes de almacenamiento virtualizado, que se hayan consolidado a partir de distintos hardware físicos. En términos más sencillos, el almacenamiento en la nube es la organización de datos almacenados en algún lugar al que puede acceder cualquier persona con los permisos adecuados, por Internet. No es necesario que esté conectado a una red interna (a esto se le conoce como almacenamiento conectado a la red) y tampoco es acceder a los datos desde un disco duro propio o desde el hardware que esté conectado directamente a su computadora. El almacenamiento en la nube se basa en la virtualización que ayuda a crear las nubes que almacenan sus datos. Piénselo de esta manera:

The number of people with access to the data who could be compromised (e.g., bribed, or coerced) increases dramatically. A single company might have a small team of administrators, network engineers, and technicians, but a cloud storage company will have many customers and thousands of servers, therefore a much larger team of technical staff with physical and electronic access to almost all of the data at the entire facility or perhaps the entire company.[17] Decryption keys that are kept by the service user, as opposed to the service provider, limit the access to data by service provider employees. As for sharing multiple data in the cloud with multiple users, a large number of keys has to be distributed to users via secure channels for decryption, also it has to be securely stored and managed by the users in their devices. Storing these keys requires rather expensive secure storage. To overcome that, key-aggregate cryptosystem[18] can be used.

×