El almacenamiento en la nube híbrida para empresas funciona mejor con el almacenamiento nativo de contenedores, que elimina la necesidad de tener una plataforma de almacenamiento independiente. Una plataforma individual de contenedores integrada puede abarcar la nube híbrida con mayor eficiencia y proporcionar a las empresas un punto único de control, independientemente del entorno de nube en el que residan los datos.

En estas dos últimas, su baza principal es la administración centralizada de los usuarios, presumiendo de integración con LDAP o el Directorio Activo, de la posibilidad de crear carpetas comunes o del control de actividad de los usuarios. De esta forma, en las empresas, cuando un usuario deja de pertenecer a la organización, no se queda con los archivos que tiene almacenados en su espacio de Dropbox, que pueden ser eliminados por el administrador de la cuenta.
Todo empezó en el año 2007 cuando Dropbox salió al mercado como la primera alternativa para almacenamiento en la nube. Antes del lanzamiento de esta plataforma, almacenar y compartir archivos desde la nube era algo que parecía sacado de un libro de ciencia ficción y, en algunos contextos, hay personas que no se han acostumbrado a manejar sus archivos de esta forma.
Es una de las alternativas más antiguas para compartir archivos que a pesar de funcionar bastante bien sigue con las limitaciones de hace años. Permite cargar varios archivos en una única colección que posteriormente puede ser compartida a través de una URL. Sólo permite compartir una colección con un límite de tamaño de 1 GB, que permanecerá en el servidor durante un tiempo máximo de 3 días de inactividad.
Esta técnica modificada de almacenamiento de bloques puede adaptarse también para otras plataformas de nube. Por ejemplo, en Cassandra, los datos están replicados. Vale decir, la versión más reciente del recurso de datos descansa en algún nodo del cluster, pero las versiones anteriores siguen por allí afuera, en otros nodos. El objetivo consiste en que, finalmente, todos los nodos accederán a la versión más reciente. El bloqueo del archivo no está disponible, pero aquí puede introducirse la técnica modificada de almacenamiento de bloques de la forma en que lo hicimos en este artículo para mantener la consistencia de los datos. Usted ha visto a Cassandra en acción en Digg, Facebook, Twitter y otros sitios.
Lo que está claro es que podemos tener en la nube todos nuestros archivos. Solo destinando una cuenta para cada utilidad podremos tener todos nuestros archivos sin gastarnos nada. Por ejemplo, para las fotografías podemos utilizar un servicio, para los videos otro y para los textos un tercer. La tarea se complica contra mas servicios pero con accesos directos en nuestros escritorios no nos gastaremos nada.
Uno de los factores que contribuye a que muchas compañías puedan funcionar casi al 100% de forma digital es la posibilidad de compartir archivos de todo tipo y gran tamaño de forma sencilla usando servicios en la nube. Si bien en los casos de grandes corporaciones cuentan con herramientas específicas para sus necesidades tanto de operatividad como de seguridad, cualquier empresa puede recurrir a plataformas para compartir documentos online sin necesidad de grandes desembolsos de dinero.
Se use un formato de almacenamiento basado en bloques o en objetos, los operadores pueden optar por incluir en su hardware discos duros SSD o HDD. Los primeros se distinguen por una mayor velocidad de lectura y escritura, pero son más caros que los clásicos medios de almacenamiento HDD. Gracias a la virtualización del entorno de memoria, hoy también es posible combinar ambos tipos
Con estos servicios podemos disponer de nuestro contenido desde cualquier equipo conectado a la red. Así, por ejemplo, si quieres enseñar las fotos de tus viajes a tus amigos, no tendrás que llevar de un lado a otro una memoria USB que puedes acabar perdiendo. También puedes configurarlo para realizar copias de seguridad automáticas de todos los archivos de tu ordenador, smartphone o tablet.
Comparte de forma confidencial tus archivos con OneDrive para que otros puedan obtener acceso a ellos de forma fluida y segura, tanto dentro como fuera de la organización. Realiza un seguimiento del historial de todas las actividades realizadas en los archivos para mantener a todos informados. Usa SharePoint para administrar y compartir archivos o carpetas, tanto en sitios de grupo o de intranet, como en toda la organización.

De alguna manera y no sabemos bien por qué se asocia el almacenamiento en la nube con la sincronización. Hay aplicaciones muy útiles para sincronizar nuestros archivos personales como Dropbox y Drive, el problema es que se piensa que esa es la forma de compartir también los archivos en la empresa. Hay que considerar que en el terreno profesional hay muchos usuarios accediendo al mismo tiempo a los archivos y que además esos usuarios deben acceder a parcelas controladas por permisos.
El almacenamiento en la nube perfecto se caracteriza por un alto nivel de seguridad, un funcionamiento sencillo e intuitivo y un tiempo de inactividad bajo. El paquete se completa con un amplio volumen de memoria disponible al precio más asequible. Dependiendo del uso previsto del servicio y de los conocimientos técnicos y la situación financiera del usuario, existen varias soluciones que cumplen este perfil de requisitos. A continuación, te presentamos algunos de los mejores servicios de almacenamiento en la nube.
Recibimos multitud de mensajes dónde se nos preguntan cosas que nunca pasan en nuestro sistema, como por ejemplo:  evitar  los conflictos de archivos, borrados no deseados, renombrado de carpetas o archivo, etc. El origen de estas cuestiones, que preocupan y mucho, no es otro que las malas costumbres impuestas por el uso de Discos Virtuales dónde compartir significa otorgar.
Usabilidad: la usabilidad también juega un papel importante en un servicio en la nube. Este debería permitir la carga y descarga archivos de forma intuitiva desde cualquier tipo de terminal, así como permitir un trabajo en colaboración fluido. Si interesa especialmente compartir el almacenamiento, funciones como un registro de cambios y la sincronización entre dispositivos son especialmente importantes. Los mejores servicios de almacenamiento en la nube ofrecen clientes y aplicaciones a medida para los diferentes dispositivos con la mejor usabilidad posible.
Lo primero que debemos observar en los discos duros virtuales como Dropbox o Drive es que son tecnologías de la transición. Proporcionan una solución a medias entre el almacenamiento en la Nube y el almacenamiento en nuestros dispositivos físicos. Son sincronizadores que mantienen los archivos en los dispositivos locales y los copian en la Nube. Son tecnologías diferentes a Dataprius que apuesta por el almacenamiento puro en la Nube sin necesidad de copias locales.

3. Almacenamiento en bloques: otras aplicaciones empresariales, como bases de datos o sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP), a menudo requieren almacenamiento dedicado y de baja latencia para cada host. Esto es similar al almacenamiento conectado directamente (DAS) o a una red de área de almacenamiento (SAN). Las soluciones de almacenamiento en la nube basadas en bloques, como Amazon Elastic Block Store (EBS), se aprovisionan con cada servidor virtual y ofrecen la latencia ultrabaja necesaria para cargas de trabajo de alto rendimiento.

Box le brinda integraciones de aprendizaje, flujo de trabajo y colaboración automatizados para conectar los procesos y el contenido de su negocio en nuestra plataforma segura de gestión de contenidos en la nube. Debido a que Box funciona en toda su empresa, puede simplificar los procesos que abarcan a diversos equipos, incluida la gestión de recursos digitales, gestión de contratos, salas virtuales de datos, contratación por RR. HH., activación de ventas, desarrollo de aplicaciones personalizadas y mucho más.
Algún tecnófobo ya estará diciendo que estamos empleando términos extraños como el de Servidor, una palabra omnipresente en la mundo de Internet. Te explico, la Nube o Cloud no es algo tan efímero como parece, es algo real y tangible. En la informática de Internet siempre estamos hablando de servidores, muchas veces en exceso dando por sentado que cualquiera lo entiende.

Para comenzar a entender o usar estas herramientas, primero debemos saber ¿qué es la nube? Desde un punto de vista informático, se podría definir que la nube es la entrega o modo de transmisión u almacenaje de servicios y/o datos. En pocas palabras el término “nube” se utiliza para describir una red de servidores, cada uno con una función en específico.
El almacenamiento en la nube perfecto se caracteriza por un alto nivel de seguridad, un funcionamiento sencillo e intuitivo y un tiempo de inactividad bajo. El paquete se completa con un amplio volumen de memoria disponible al precio más asequible. Dependiendo del uso previsto del servicio y de los conocimientos técnicos y la situación financiera del usuario, existen varias soluciones que cumplen este perfil de requisitos. A continuación, te presentamos algunos de los mejores servicios de almacenamiento en la nube.
Usted puede sincronizar fácilmente sus archivos con Bitrix24 en su PC o Mac, al utilizar gratuitamente Bitrix24.Drive. Bitrix24.Drive funciona tanto en la nube como en las ediciones de Bitrix24 self-hosted. Usted puede asignar una sola biblioteca de documentos o la totalidad de sus bibliotecas de documentos a una unidad de red en su máquina local, literalmente, en 2 clics mediante WebDav. La instalación de mobile app le permitirá ver sus documentos de Bitrix24 en iOS y los dispositivos basados en Android.
Los big data necesitan almacenamiento que pueda gestionar volúmenes muy grandes de datos y capacidad para ajustar su escala a los fines de lograr adaptarse al crecimiento y ofrecer el rendimiento necesario para suministrar datos a las herramientas analíticas. Muchas cargas de trabajo analíticas interactúan con datos mediante una interfaz de archivos, se basan en semántica de archivos, como bloqueos de archivos, y necesitan la capacidad para escribir en secciones de un archivo. Como el almacenamiento de archivos en la nube admite la semántica de sistema de archivos necesaria y puede ajustar su capacidad y rendimiento, es ideal para proveer una solución de uso compartido de archivos cuya integración con flujos de trabajo de big data existentes sea sencilla.
El más antiguo de toda esta extensa lista, puesto que ya cuenta con 13 años de servicio a sus espaldas. Lo cierto es que poco ha evolucionado desde entonces y de ahí que cuente con importante limitaciones como el tamaño máximo de archivo, que se fija en 100 MB y la falta de cifrado o contraseña de protección. Por otro lado, permite elegir el tiempo que queremos que el archivo permanezca en el servidor antes de ser eliminado, pudiendo elegir entre 30 minutos y 1 semana.
En Mega tus datos estarán disponibles en cualquier momento, desde cualquier dispositivo y en cualquier lugar. Podrás compartir carpetas con tus contactos y ver sus actualizaciones en tiempo real. A diferencia de otros proveedores, tus datos se encriptan y desencriptan solo en los dispositivos clientes, nunca por parte de Mega. Ofrece 50 GB de forma gratuita.
El almacenamiento en la nube de Amazon es un poco peculiar, pues no funciona como los demás. En concreto, no pagas todos los meses lo mismo, sino que pagas realmente por lo que usas. El GB cuesta 0,023 dólares/mes (lo que hace 2,3 euros/mes por GB o 23 euros/mes por TB), pero también podría llegar a costar 0,0125 euros/mes por GB o incluso 0,004 euros/mes por GB.
El proceso para almacenar archivos también se simplifica al sincronizar la nube con tu ordenador. Así dejarás de tener documentos duplicados o varias versiones de un mismo archivo alojado en tus carpetas o en diferentes dispositivos. Todo esto supone un gran ahorro de tiempo, porque no tendrás que estar haciendo copias de tus archivos de forma física en dispositivos USB o en discos duros externos.
Yo soy de los que piensan que no hay nada gratis. El empleo de un servicio de almacenamiento en la nube, y más cuando es gratuito, no me parece nada seguro. Lo primero es que tienes un límite de almacenamiento. Personalmente, ni siquiera en Google Drive entraría el contenido de mis carpetas personales. Segundo, en los últimos meses han cambiado las condiciones de los servicios, suponiendo incluso una reducción del espacio de almacenamiento, como así ha ocurrido con OneDrive. Y tercero, el acceso al servicio con pago, me parece un desembolso bastante grande, con lo que me parece más factible adquirir una unidad de disco duro externo, y ya tienes mucha más capacidad de almacenamiento. Y con los routers actuales, que disponen de puerto USB, incluso una NAS para red local. Incluso están preparados para hacerla accesible desde Internet.
In 1994, AT&T launched PersonaLink Services, an online platform for personal and business communication and entrepreneurship. The storage was one of the first to be all web-based, and referenced in their commercials as, "you can think of our electronic meeting place as the cloud."[3] Amazon Web Services introduced their cloud storage service AWS S3 in 2006, and has gained widespread recognition and adoption as the storage supplier to popular services such as SmugMug, Dropbox, and Pinterest. In 2005, Box announced an online file sharing and personal cloud content management service for businesses.[4]
×